×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

CUERPO MENTE : PARA SIEMPRE

PARA SIEMPRE


Cuerpo Mente
PARA SIEMPRE
Dejar ir, soltar, desprenderse. Otoño invita, mientras pierde flores y gana frutos, a mirar hacia dentro. Otoño prepara para el silencio de invierno, para después mostrar el renacer y más tarde, la vida en todo su esplendor. Así se suceden los ciclos de la naturaleza, con el mensaje de que la vida brota, estalla, se repliega y se esconde, y también perece. Aprendemos pronto el ciclo de la vida. Aceptamos tarde que la muerte está implícita en él. Hasta que nos golpea cuando menos se la espera. Decía el maestro Pau Casals: «Debemos pensar que somos una de las hojas de un árbol, y el árbol es toda la humanidad. No podemos vivir los unos sin los otros, sin el árbol». Y aquí estás tú. Te soltaste del árbol y yo te agarré a mi recuerdo. Fue en otoño cuando cayó la hoja todavía muy joven de mi amiga Magalí, un alma excepcional, que hacía suya, como nadie he conocido hasta el momento, la máxima de Gandhi: «Vive sencillamente para que otros, sencillamente, puedan vivir». Más tarde, mientras se depedía invierno y nacía primavera, también Berta se soltó del árbol, con apenas un poco más de dos décadas de vida, dejando una profunda huella, pasando a formar parte de ese lugar donde, en mí, habita un para siempre. Porque hay un espacio en el corazón, y en la piel, y en el respirar, donde su sonrisa abraza y donde la gratitud por todos los momentos vividos ilumina la ausencia. Se intenta pasar casi de puntillas. Se habla poco de la muerte. Se pretende acelerar el duelo. Para que no duela tanto, quizás. En este número hablamos de cuando el cuerpo y el alma lanzan la señal de SOS. Abordamos las claves para que el estrés no pase factura, para que el cuerpo no se sobrecargue y se agote. Y nos aproximamos a la experiencia de la pérdida de un ser querido desde el testimonio de Carlos Fresneda, colaborador de Cuerpomente, quien nos regala su artículo más íntimo. Tomo prestada su propuesta, la de seguir escriviviendo. Seguir, con el recuerdo a su Alberto, a Magalí, a Berta y a todas las personas con las que hemos tenido la suerte de coincidir y compartir en este viaje. Gracias. Para siempre. ELISABET SILVESTRE
1E Ejemplar
2,99€
1M 1 Mes
2,99€
3M 3 Meses
6,99€
6M 6 Meses
12,99€
1A 1 Año
20,99€