×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

CLARA : “SOY LA MUJER QUE ESTÁ EN LA TOALLA DE AL LADO.

“SOY LA MUJER QUE ESTÁ EN LA TOALLA DE AL LADO.


Clara
“SOY LA MUJER QUE ESTÁ EN LA TOALLA DE AL LADO.
La que ha venido con un niño y una niña.… Te escribo porque me gustaría decirte que me he fijado en ti. Te he visto ser la última en quitarte la ropa. Te he visto ponerte detrás de todo el grupo, disimuladamente, y quitarte la camiseta cuando creías que nadie te miraba. Te he visto sentarte en la toalla en una cuidada postura, tapando tu vientre con los brazos. Te he visto ponerte en pie para ir a bañarte y tragar saliva nerviosa por tener que esperar así, de pie, expuesta, a tu amiga, y usar una vez más tus brazos como pareo para taparte: tus estrías, tu flacidez, tu celulitis. Te vi agobiada por no poder taparlo todo a la vez mientras te ibas alejando del grupo tan disimuladamente como antes lo hiciste para quitarte la camiseta. No sé si tenía algo que ver, en tu descontento contigo misma, que la amiga a quien tú esperabas se soltaba su larguísima melena sobre una espalda a la que solo le faltaban unas alas de Victoria’s Secret. Y mientras tanto tú ahí, mirando al suelo. Buscando un escondite en ti misma, de ti misma. Y me gustaría poder decirte tantas cosas, querida chica del bañador verde… Puede que porque yo, antes de ser la mujer que viene con los niños, he estado ahí, en tu toalla. Me gustaría poder decirte que tienes una preciosa sonrisa, y que es una pena que estés tan ocupada en ocultarte que no te quede tiempo para sonreír más. Me gustaría poder decirte que ese cuerpo del que pareces avergonzarte es bello solo por ser joven. Es bello solo por estar vivo. Aunque, ¿sabes qué? Que he venido con mi hija. Es la del bañador rosa, la que juega en el río y se está untando en arena. Hoy solo le ha preocupado si el agua estaría muy fría. A ti no te puedo decir nada, querida chica del bañador verde… Pero todo, TODO, se lo voy a decir a ella. Y todo, TODO, se lo diré a mi hijo también. Porque así es como todos merecemos ser queridos. Y así es como todos deberíamos querer”. Este bello relato lo publicó en Facebook Jessica Gómez (@quenomefalte) hace unos días. Puedes leer la versión íntegra en su página. Gracias, Jessica, por emocionarnos. MAMEN LORENZO DIRECTORA mamen-lorenzo@rba.es
1E Ejemplar
1,99€
1M 1 Mes
1,99€
3M 3 Meses
3,99€
6M 6 Meses
7,99€
1A 1 Año
13,99€