×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

GACETA DENTAL : A PELO

A PELO


Gaceta Dental
A PELO
El año que está a punto de comenzar se cumple el 200 aniversario del nacimiento del Museo Nacional del Prado. Un bicentenario que reúne notables nombres propios en su concepción, construcción e inauguración. El proyecto de levantar ese edificio –en principio destinado a ser Museo de Historia Natural– en el paseo entonces conocido como Salón del Prado surgió en época de Carlos III, el rey ilustrado impulsor de numerosas instituciones científicas y culturales durante su reinado (1716–1788), que encargó los planos a su arquitecto predilecto, Juan de Villanueva. La construcción se puso en marcha ya con su manipulable hijo y sucesor en el trono, Carlos IV, y la inauguración como pinacoteca correspondió al nefasto Fernando VII, el felón e indeseable «deseado», nieto del propulsor de la iniciativa. Para tener una idea aproximada de lo que fue este señor en la historia de España, nada como leer a Pérez Galdós, que le pone como chupa de dómine y hoja de perejil en más de una de sus novelas, empezando por la primera que escribió, La Fontana de Oro (1870); sin olvidar el repaso que le da en varios capítulos de la segunda serie de sus maravillosos Episodios Nacionales. Esta efeméride me retrotrae a otra no tan significativa, aunque interesante. En 1990 el Museo del Prado organizó una exposición extraordinaria con la obra de Velázquez como motivo central y la revista Panorama –era yo entonces subdirector del semanario–, en su número del 14 de mayo, regaló con cada ejemplar un vídeo de esa muestra pictórica realizado por mi admirada Pilar Miró. Fue la primera vez que una publicación se apoyaba en un producto ajeno al puramente periodístico para aumentar su difusión en los quioscos. Con todo, se trataba, también, de una acción cultural, pero que abrió la espita para que otros se apuntaran al carro con promociones de toda suerte de enseres, desde sartenes a edredones pasando por tazas, cedés o cuberterías. Una espiral sin fin que acabó en lo que un colega –creo que Pedro Páramo, a la sazón director de Tiempo– dio en llamar el «periodismo de bazar». Solo unos meses antes de que se produjera ese pionero lanzamiento promocional, en octubre de 1989, nacía Gaceta Dental, así es que 2019 también será un año muy especial en la historia de nuestra revista al cumplir treinta años de existencia. Que no son los dos siglos de la pinacoteca estatal, pero que es mucho para una publicación privada de carácter divulgativo y profesional dirigida a un sector de la sanidad. Treinta años y tan frescos, con buena salud y a pelo, sin regalar vajillas ni películas del oeste con cada ejemplar, sino centrados en transmitir información científica contrastada y cuantas noticias generan profesionales, centros formativos, industria, asociaciones, colegios y sociedades científicas. Una buena salud de la que tienen mucha culpa los nombres propios que han contribuido en el nacimiento (Manuel Manzano), consolidación (José María Herranz) y crecimiento y desarrollo (Ignacio Rojas) de la revista líder del sector, que lo seguirá siendo en su trigésimo cumpleaños. Claro que con Gema Bonache como directora de la revista y el buen hacer del equipo comercial que comanda Charo Martín el asunto no tiene secretos. Y así, 2019 se presenta más que atractivo en la vida del decano de la prensa dental, desde el que deseamos a todos unas felices navidades y un venturoso año nuevo.
1E Ejemplar
2,69€
1M 1 Mes
-
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
-
1A 1 Año
19,99€