×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

LA VOZ DE ALMERíA : TRES DIPUTADOS Y UN DESTINO

TRES DIPUTADOS Y UN DESTINO


La Voz de Almería
TRES DIPUTADOS Y UN DESTINO
Director de LA VOZ Gabriel, para las que la reinserción es una aspiración condenada al fracaso de la quimera. No hay que legislar nunca en medio de la excitación de los sentimientos, pero tampoco hay que hacerlo alejándose de la realidad. La historia ha demostrado que hay delincuentes irremediables que nunca mostrarán vocación sincera alguna de reinsertarse en la sociedad. La asesina de Gabriel- ahí está su curriculum y la perfidia cruel y brutal de su última acción- debe sentir todo el peso de la Justicia, sin contemplaciones. Nadie puede contestar con certeza a la pregunta de si la prisión permanente revisable aminora la vocación cruel de un potencial delincuente. Pero, de lo que no hay duda -ningunaduda,ninguna-,esdeque su eliminación del código Penal nunca surtirá ese efecto. Mañanasevotasueliminación en el Congreso. De los seis diputados almerienses, los tres diputados del PP lo harán en contra;enlaotraacerapolítica, los dos diputados socialistas tienenenmandatodesupartido de hacerlo a favor y el diputado de Ciudadanos aún mantiene la ambigüedad. Lo que desconocemos es el mandato de los almerienses que les votaron y el imperativoéticodesuconciencia.Que mañana, cuando tengan que ejercersuderechoalvotoque losojossinluzyparasiempre de Gabriel no les perturbe su decisión, pero que piensen enlosojosllenosdeimpiedad de su asesina y en la posibilidad de que dentro de diez o doceañosyconuntercergradopuedavolver,sinarrepentimiento sincero y sin pagar a la sociedad el dolor tan inmenso que ha provocado, a recorrer las calles en las que tramó su crueldad.