×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

6TOROS6 : NOVILLADAS DE SEPTIEMBRE

NOVILLADAS DE SEPTIEMBRE


6Toros6
NOVILLADAS DE SEPTIEMBRE
Poco a poco, con una cadencia digna de la mejor película de intriga, se van conociendo los carteles de las ferias de novilladas del mes de septiembre. Si no se me olvida ninguna, por el momento se han hecho públicas las combinaciones de los abonos de Arganda del Rey, Algemesí, Villaseca de la Sagra, Calasparra, Blanca, Collado Mediano y Cella, y aún faltan otras muchas por definirse, entre ellas la muy importante de Arnedo. En una temporada de una alarmante escasez de novilladas, en la que el líder del escalafón –Javier Orozco– únicamente ha sumado ocho festejos, en la estadística aparecían hasta el pasado 21 de julio un total 88 novilleros, de los que quince habían hecho dos paseíllos y treinta y ocho sólo uno. Está claro que el mes de septiembre “maquillará” algo estas cifras, pero vistos los números no es descabellado pensar que la caída es imparable. La crisis afecta, sin duda, pero también afectan factores endógenos del toreo, como la no celebración de novilladas en todas las plazas importantes, cuyos pliegos deberían obligar, de una manera u otra, a darlas. Es sabido que sólo Madrid, Sevilla y Valencia tienen una exigencia y una programación coherente en este sentido, de manera que es gracias a esos cosos (y algunos otros) que los novilleros punteros (por cierto, ¿puede hablarse en 2019 de novilleros punteros?) llegan mínimamente preparados al exigente mes de septiembre. Como resulta evidente que nadie puede obligar a ningún empresario a programar festejos que le resulten deficitarios, está claro que deberían arbitrarse con urgencia fórmulas para organizar novilladas de mínimos gastos. Los estamentos y el Estado (mucho me temo que éste está en otras cosas) deberían tomar conciencia de que es gravísimo que a finales de julio el líder del escalafón de novilleros únicamente se haya vestido ocho veces de torero. Todos sabemos cómo han cambiado a mal las cosas en los últimos veinte años, pero quizá no somos verdaderamente conscientes de la magnitud del cambio hasta que no comparamos unos años con otros: en 1999, por estas mismas fechas de la temporada, el líder era El Fandi, que llevaba 32 novilladas, por 29 de Juan Bautista, que ocupaba la segunda posición; en el total del escalafón, a 25 de julio aparecían 230 nombres, de los que 54 habían toreado dos novilladas y 79 sólo una. Veinte años antes –en 1979, que es cuando Espartaco y Paco Ojeda tomaron la alternativa–, el líder era, el día 23 de julio, el propio Espartaco, con 24 novilladas, seguido de El Mangui con 23, en un escalafón compuesto por 85 toreros. No es, por tanto, la parte baja del escalafón la que se ha visto perjudicada ni alterada (excepto en la cantidad de toreros), sino que el cambio se ha producido en la zona alta. De todas estas cosas habla Espartaco en la entrevista que publicamos con motivo del cuarenta aniversario de su alternativa, que tomó el 1 de agosto de 1979 en Huelva. Con una sinceridad y una honestidad sobresalientes (la misma que tuvo como torero) habla ahora el diestro sevillano: “A lo mejor yo no hubiera sido torero hoy en día, en esta época en la que se les exige a los novilleros tanto y en la que se tienen que poner delante de un toro tan inmensamente grande en los sitios importantes. Y además tienen que depender de ese triunfo. Es admirable lo que los chavales son capaces de hacer, porque yo no era capaz de hacer esas cosas”. No hay en las palabras de Juan Antonio Ruiz un regreso al tópico de que cualquier tiempo pasado fue mejor; al contrario, lo que hay es la constatación, tomando como ejemplo su propia experiencia, de que los tiempos que vivimos son sin ninguna duda los más duros de la historia de la Tauromaquia para los novilleros. Y añade Espartaco: “Hoy no sólo hay que ponerse delante de ese toro, sino que luego hay que triunfar, y después hay que mantener ese triunfo, y repetirlo cada día y en cada momento. En la época actual yo no hubiera estado capacitado para poder triunfar”. Y sobre este tema, la entrevista finaliza con estas palabras: “Imagínate la cantidad de toreros que perdemos en el toreo porque o no están curtidos o porque las cualidades que tienen no se las saben esperar”. Ojalá que no sea el caso de los buenos novilleros que ocupan los primeros puestos del escalafón, esos que aun toreando tan poco muchos de ellos han sabido hacerse notar en las ferias y plazas en que han toreado. Mantengamos la esperanza, al tiempo que pensamos: ¿dónde estarían hoy si un maravilloso golpe de la fortuna –y de sus cualidades, naturalmente– no se hubiese confabulado para que este año hayan sacado la cabeza como la sacaron en mayo Pablo Aguado y David de Miranda, mucho más el segundo porque se había mostrado menos que el primero, al que ya hacía un par de años que se le venía viendo y esperando? Repasando los carteles de las ferias septembrinas ya conocidas, y fijándonos sobre todo en las ganaderías que van a lidiarse, se aprecia un cambio notable con respecto al año pasado (excepto en la muy torista Calasparra), que desconozco si se trata de una tendencia o de una casualidad. En el repaso de estos carteles se aprecia que, a diferencia del 2018, la mayoría de las ferias conocidas tienen un menor tono torista. Sigo pensando que es un despropósito anunciar a toreros que no han toreado apenas con ganaderías de una exigencia máxima, donde los triunfos son poco menos que un milagro. Este año, en el conjunto de las ferias de novilladas conocidas –excepto Calasparra–, hay una sabia mezcla de unas y de otras ganaderías, quiero pensar que porque se ha llegado al convencimiento de que una oportunidad en esas condiciones no es realmente una oportunidad. Como dice Espartaco: “se les pone un examen tan grande que no pueden aprobarlo en esos momentos. Y se nos pierden toreros muy buenos, extraordinarios, con cualidades para ser figuras del toreo”.
1E Ejemplar
2,99€
1M 1 Mes
10,99€
3M 3 Meses
27,99€
6M 6 Meses
49,99€
1A 1 Año
89,99€