×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

INFORME SEMANAL DE POLíTICA EXTERIOR : LA HORA DE LA SOCIEDAD CIVIL

LA HORA DE LA SOCIEDAD CIVIL


Informe Semanal de Política Exterior
LA HORA DE LA SOCIEDAD CIVIL
EN la región india de Rajastán, en Basora (Irak) y en Dubái las temperaturas superaron los 50 grados centígrados, un umbral por encima del cual se hace inviable la vida humana. En París y la Baja Sajonia alemana el termómetro sobrepasó los 42,6 grados. En los Alpes, el calor ha puesto al borde del colapso el glaciar del Mont Blanc. En Nueva Delhi, con 11 millones de habitantes, se superaron los 48 grados ya en junio. A escala global, alrededor de 200 millones de personas viven en unas 350 ciudades donde en verano la temperatura media es de 35 grados. En los próximos 30 años, según diversas proyecciones, el número de esas ciudades se triplicará. Actualmente ya muere más gente por golpes de calor que por todos los demás fenómenos climáticos juntos. Cuando la temperatura corporal sobrepasa los 40 grados, un colapso orgánico es casi inevitable. Desde el comienzo de la revolución industrial, las emisiones de gases de carbono han aumentado la media de la temperatura global en un grado. Y cada década que pasa, según el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), esa tasa se eleva en 0,2 grados. Por ello, de los 17 años más calurosos desde que hay registros, 16 han ocurrido en este siglo. La concentración atmosférica de dióxido de carbono excede las 410 partes por millón, el mayor nivel en 800.000 años. Solo en 2018 esas emisiones aumentaron un 2%, hasta los 37.000 millones de toneladas. Incluso si la economía se descarbonizara al mismo ritmo de la última década, las emisiones seguirían en aumento. En China, donde han desaparecido 28.000 ríos, regiones donde viven 500 millones de personas sufren escasez crónica de agua. Al calentarse, los océanos y mares pierden oxígeno y se hacen más ácidos, lo que amenaza la flora y la fauna marítimas, que proveen el 17% de las proteínas animales que consume la humanidad.
1E Ejemplar
-
1M 1 Mes
-
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
-
1A 1 Año
-