Aplausos | JONDO, DURO, DE FILIGRANA, DEL DE VERDAD Y DEL POPULISTA
×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Comprar
Cancelar

APLAUSOS : JONDO, DURO, DE FILIGRANA, DEL DE VERDAD Y DEL POPULISTA

JONDO, DURO, DE FILIGRANA, DEL DE VERDAD Y DEL POPULISTA


Aplausos
JONDO, DURO, DE FILIGRANA, DEL DE VERDAD Y DEL POPULISTA
La temporada se ha puesto en marcha. La semana acumuló una actividad febril y fabril. Trabajo e ilusiones a escena. Presentaciones y festejos a todo tren. La de Madrid fue con trompetas y flautas, como los romanos anunciaban el comienzo de los grandes juegos y algo de eso, algo de gran Olimpiada, tiene San Isidro todos los años, así que Simón se subió al estrado, encendió los focos, cogió el micro y cuando todos nos reacomodamos en las butacas dispuestos a escucharle sin límites horarios, nos sorprendió con un discurso breve y conciso. Ya había advertido que la temporada tendría novedades. Y además, es lo que cuenta, hubo toreo con registros varios. Jondo, importante, duro, de pura filigrana, del de verdad y del populista. Lo de Illescas, cuentan, fue una locura de toreo bonito. Es bueno que desarruguemos el entrecejo en las plazas. Ya vendrá Madrid. Bueno, Madrid y tantas y tantas otras. En cualquier caso, para no inducir al equívoco y no devaluar lo sucedido, hay que decir, eso dicen fuentes dignas de crédito, que en Illescas se toreó con mucho gusto, con inspiración, como se torea pocas veces, tan bonito que todas aquellas pasiones que salieron a pasear estaban justamente desatadas y si alguien quiere agriar la fiesta que se tome un omeprazol contra las úlceras. Y si otros apetecían otro modelo, más loco, menos formal, underground se podría decir, con irse a Morón, donde el gallo, lo hubiesen encontrado. En este caso un Cordobés sobre otro Cordobés y un tercer Cordobés en la distancia a modo de gran hermano que todo lo observa. Era un coctel explosivo y claro, explotó. En realidad se puede decir que en Illescas y en Morón todo salió según lo previsto, así que no hubo engaño ni desilusión, todo lo contrario, toreo y jolgorio, es la Fiesta de siempre. El fin de semana tocaba Valencia, donde arrancaron los festejos de Fallas. La primera de primera y por tanto otro toro, otra responsabilidad, otros miedos y otra repercusión. Los