×

Información sobre cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar y mejorar su navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su instalación y uso. Mas información. Al utilizar nuestro sitio usted acepta los términos de nuestra Política de Privacidad.
Aceptar
Añadir
Comprar
Añadir al carrito
Comprar ahora
Comprar
Cancelar

APLAUSOS : ¿QUÉ HA SIDO DEL TORO DE SEVILLA?

¿QUÉ HA SIDO DEL TORO DE SEVILLA?


Aplausos
¿QUÉ HA SIDO DEL TORO DE SEVILLA?
Llegado abril, Sevilla sucede a la marcera Valencia y enarbola, como manda la tradición, la bandera de la capitalidad taurina del mundo. Y como en Valencia, la polémica en torno a la presentación de los toros es caballo de batalla día sí y tarde también. Cuestión especialmente chocante en este caso porque supone apartarse de un modelo y de un concepto muy acuñado, y también muy acreditado, al que siempre se le conoció como el toro de Sevilla. En las tardes chungas decíamos “aquí lo que hace falta es el toro de Sevilla, nada más”, lo decíamos a boca llena, en Sevilla, en Valencia y en tantos y tantos sitios, lo repetíamos repletos de esperanza y quedábamos a la espera, convencidos, de haber dado con la piedra filosofal. Suponía ejemplares armónicos, bonitos y sin estridencias, en realidad la flor de cada camada. Pues a pesar de conocerse y de estar tan experimentada la idea, este año aparecen en la mismísima Sevilla toros grandones, feos y destartalados con excesiva frecuencia, sucedió el mismísimo Domingo de Resurrección, con todo lo que ello tiene de traición a los sentimientos de la efeméride, y ha seguido apareciendo los días sucesivos hasta la mismísima desesperación de clientes y toreros y principalmente de ganaderos, que ven como se desbarrancan sus expectativas. Lo escribí en Las Provincias y lo mantengo. Por todo eso es como si el problema, problemón dadas las circunstancias y el momento, se hubiese trasladado de la ribera del Turia a la vera del Guadalquivir. En ese aspecto, por ahora, no se ha diferenciado mucho Sevilla de Valencia. Y si tomamos como referencia lo sucedido en la preferia abrileña se ha producido una clara ventaja para la capital valenciana. En las pasadas Fallas, como antídoto contra el descalzaperros que organizaban los veterinarios en corrales cada mañana, a la hora de la verdad aparecía al quite la buena suerte e incluso el buen talante de algún usía, y cada tarde acababan saltando al ruedo varios toros de triunfo, cosa que todavía no se ha producido este año en el
1E Ejemplar
2,99€
1M 1 Mes
10,99€
3M 3 Meses
-
6M 6 Meses
49,99€
1A 1 Año
89,99€